¿Por dónde empezar?

Comenzar a transitar el camino espiritual, de consciencia, bienestar y autoconocimiento, puede ser tan confuso como enredado. Hoy en día encontramos coaching para cualquier tema que imaginemos, grupos de apoyo, comunidades de Telegram, clases y cursos que prometen acercarnos hacia el interior, y un montó de recursos más que de seguro funcionan, y que al mismo tiempo pueden estar confundiéndonos más sobre qué hacer, cómo empezar, cómo lograr organizar las ideas y cómo transformar esas ideas, cómo reconocer y gestionar nuestras emociones, cómo sanar nuestra vida, y en general cómo andar por este camino que nos lleva a ser uno con el universo.

¿Qué es meditación?

Cuando somos más conscientes sencillamente somos más observadores, es decir, empezamos a desarrollar la capacidad natural para observar nuestros pensamientos, nuestra relación con el mundo que nos rodea, y con ello a tener más capacidad para regular nuestras emociones y habituales reacciones que algunas veces nos roban calma y energía.

Guía básica para iniciar a meditar

La gente suele decir: “Intenté meditar, pero mi mente es demasiado hiperactiva. No puedo calmarme. Realmente eso no es para mí”. Todos hemos tenido ese mismo discurso en algún momento u otro. Todos tenemos mentes hiperactivas, y calmar la mente puede parecer que tarda una eternidad, pero eventualmente funciona, requiere paciencia y amor por nosotros mismos, ser más conscientes de quiénes somos realmente, es conectarnos con una parte más profunda de nosotros.

Guía básica para sanar desde adentro

Mantenernos sanos depende sólo de nosotros. Podemos buscar las causas de nuestros malestares y dolencias en factores externos: el clima, la contaminación, las bacterias o los virus, pero lo cierto es, que si nuestro cuerpo se encuentra fuerte y nuestro corazón tranquilo, las posibilidades de enfermarnos serán mucho menores.

El poder de crear AMOR

Lo que está poderosamente establecido en la mente, se verá obligado a manifestarse en la realidad.