Vida de pueblo: volviendo a lo simple

Vivir en un pueblo es descubrirse siendo parte de la inmensidad del paisaje, siendo la calma de la montaña y la fuerza del río. Recibir la luz del sol y las estrellas cuando el cielo se despeja. Soñar durmiendo, soñar despierto, soñar mucho y ver cómo se manifiesta eso que tanto se sueña.